S17-19 04

El declive de la enseñanza de la literatura en el siglo XXI

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Aún no se ha añadido un video

Firmantes

profile avatar
Usuario UsuarioUniversidad

Enfoque

 

Se viene observando desde hace décadas un declive progresivo y preocupante en la enseñanza de la literatura clásica en enseñanzas medias, pero también en la universidad, incluso en las especialidades de filología, incluyendo la filología hispánica. La lectura de las grandes obras fue durante mucho tiempo considerada parte integral de la educación formal del ser humano, pero desde la segunda mitad del siglo XX y, sobre todo, durante este primer cuarto del siglo XXI, varios factores han contribuido al declive de la reputación de la materia literatura y, por ende, de su didáctica.

El primer factor que ha condicionado este ocaso es el advenimiento de la cultura digital, que ha supuesto una revolución en la idea tradicional de lectura. En nuestros días se otorga primacía a formas de entretenimiento materializadas en formatos más visuales y de fácil consumo. La lectura de textos literarios, extensos y complejos por su propia naturaleza, se experimenta como desafiante, ya que requiere una inversión de tiempo que el consumidor habitual de otros productos culturales no está dispuesto a realizar.

Por otra parte, el estudio de las obras canónicas de la literatura clásica se percibe como elitista y ajeno a las preocupaciones, los desafíos y la realidad cotidiana del hombre contemporáneo y, por tanto, de los estudiantes, la mayoría de los cuales se muestran impermeables a los intentos del profesorado por hacer comprensibles los conflictos y la cosmovisión de las obras clásicas. En un mundo dominado por la tecnología, las palabras, fábulas y personajes de otros tiempos no parecen tener cabida salvo en formas mediadas y banalizadas, a través de experimentos docentes de diversa naturaleza.

También parecen extinguirse en la universidad los estudios de Filología, palabra que, por su connotación caduca, ha desaparecido de la nomenclatura de la mayoría de los actuales grados. En los nuevos planes de estudio, ahora llamados de lengua y cultura hispánicas, la literatura, en efecto, también ha quedado relegada a los márgenes. La sustitución de los estudios literarios por los estudios culturales, importada de Estados Unidos, es ya una realidad en nuestro país.

En este trabajo, convencidos del valor perdurable de la literatura clásica, abordamos la problemática de la enseñanza de la literatura en la universidad, concretamente desde la especialidad de literatura española. Planteamos, en particular, una reflexión sobre nuestra propia práctica docente y diversos experimentos de innovación llevados a cabo en el aula durante más de una década. Concluimos que el abandono del estudio de la tradición literaria hispanogrecolatina, así como la sustitución de los contenidos por los recursos, supone un error de envergadura, sobre todo en el ámbito universitario, donde debería primar la educación científica sobre la motivacional.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 04 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Manuel Piqueras Flores

      Comentó el 16/07/2023 a las 11:15:20

      Buenos días, Mónica:

      Comparto la mayor parte del diagnóstico. Creo que muchos problemas que presenta el estudio de la literatura grecolatina son comunes al estudio de otras literaturas, siempre que hablamos de obras clásicas (anteriores al siglo XX), de modo que las soluciones también deberían ser comunes.

      Saludos,
      Manuel.

      • profile avatar

        Usuario Usuario

        Comentó el 16/07/2023 a las 19:15:05

        Buenas tardes, Manuel:
        Muchas gracias por tu aportación. En este trabajo me he referido a la tradición hispanogrecolatina porque la mayor parte de los profesores de nuestro grupo docente son de Filología Hispánica y Filología Clásica, pero las afirmaciones son extensivas, como bien planteas, a literaturas "clásicas" en ese otro sentido, ya que el código en que están escritas resulta igualmente indescifrable para la mayor parte del alumnado actual. El estudiante promedio no lee La Odisea, La Celestina o el Quijote, pero tampoco lee Orgullo y prejuicio, Madame Bovary o Guerra y paz. Por tanto, las soluciones -si las hay, que no lo tengo claro- deberían ser comunes.
        Gracias de nuevo por comentar.
        Saludos,
        M.

    • profile avatar

      Usuario Usuario

      Comentó el 13/07/2023 a las 20:18:41

      Buenas tardes, Laura:
      Muchas gracias por el comentario. En efecto, me he centrado en el caso de la universidad porque es el ámbito que mejor conozco y presenta una problemática específica, pero, sin duda, el modo en que la educación literaria ha ido perdiendo peso en la educación superior tiene también mucho que ver con lo que ha ocurrido en enseñanzas medias. Los factores a los que me refiero en el apartado 2 del trabajo, de hecho, son comunes a secundaria y universidad, frente a los del apartado 3, más específicamente universitarios.
      Saludos,
      Mónica Martínez

    • profile avatar

      Laura Hernández González

      Comentó el 13/07/2023 a las 13:20:59

      Buenas tardes:
      Enhorabuena por su ponencia, porque plantea algunos de los problemas que han de afrontar los estudios literarios en nuestro sistema educativo. En este sentido, considero que el problema no se limita únicamente a la universidad, sino que también es importante resaltar cómo la Educación Literaria ha ido perdiendo gradualmente importancia en los currículos de Lengua Castellana y Literatura en las enseñanzas medias. Quizá esta falta de base, hace que los alumnos de Filología no sean capaces de comprender y analizar con rigor los textos clásicos.
      Un saludo,
      Laura Hernández González


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organiza

Colabora